@jlregojo

Mi foto
@jlregojo (TWITTER) https://www.facebook.com/joseluis.regojo (FACEBOOK)

viernes, 30 de junio de 2017

Los refugiados y la responsabilidad de tu voto

...Se podía palpar el hambre... Caminaban lenta y pesadamente, agotados, con los pies rozando el duro asfalto, sus espaldas caídas como si las empujaran hacia delante, sus bocas colgando abiertas, la mirada en blanco, síntoma inconsciente del agotamiento absoluto.... Había familias enteras caminando juntas, acarreando unas pocas pertenencias elementales... Eran como sombras deslizándose de ninguna parte a ninguna parte. Entre el ruido del mar y el eco de los precipicios el único sonido que producían era el roce de las sandalias en la piedra, el silbido de una respiración fatigosa, el gemido que irrumpía en sus labios agrietados y que viajaba a lo largo de la línea vacilante hasta morir en la distancia... Los había de todas las edades, pero sus rostros estaban demacrados con idéntica fatiga ... La ciudad había sido desangrada y todo aquel capaz de caminar había huido por las carreteras... Cuando la carretera giraba abruptamente, la línea de refugiados crecía... La llanura se extendía en la lejanía hasta donde nos alcanzaba la vista, y atravesándola, en el lugar donde debería haber estado la carretera, kilómetros de seres humanos serpenteaban como una oruga gigante, ... alargándose más allá del horizonte... En ninguna parte se veía la carretera. Estaba todo tupido de refugiados, miles y miles, apretados, cayendo unos contra otros, ... llenaban la llanura con el zumbido de sus voces, llantos, gemidos, ... Llevaban andando por lo menos cinco días con sus cinco noches... entre ellos miles de niños ... Un silencio inmenso sitiaba a los refugiados. Los que estaban a punto de morir por inanición yacían en los campos, ... la mirada salvaje y vidriosa, con ojos de desesperanza. Los muertos se amontonaban indiscriminadamente entre los enfermos... La línea de refugiados avanzaba por delante de nosotros... En cuatro días la ciudad se había transformado en un extenso campamento... la primera bomba ... Podía escuchar los gritos terribles, aterrorizados de los niños... había gente corriendo y chillando... el suelo aún vibraba bajo mis pies...  ¡A los bombarderos no les interesaba el puerto! Perseguían presas humanas. Perseguían a los cientos de miles de personas que ... El ataque había pasado, pero la muerte y los muertos se quedaron... En el fondo del cráter había tubos de desagüe, ropas desgarradas y restos de lo que alguna vez habían sido seres humanos ...


Estas frases copiadas a medida que voy leyendo el libro de Norman Bethune podrían describir lo que está pasando hoy en día en Afghanistan, en Siria, en muchas partes del mundo. Esas personas desahuciadas y abandonadas a su (mala) suerte podrían ser los refugiados que llegan a nuestras fronteras europeas (sea en Grecia, en España, en Hungría). Ese dolor, esa muerte, esa impotencia, esos asesinatos están pasando ahora mismo mientras lees estas líneas a pocas horas de tu casa como consecuencia de la indiferencia de los partidos políticos que nos gobiernan y que tú has elegido.

Esas personas a las que deberíamos dar refugio y asilo NO te robarán el puesto de trabajo, NO te odiarán por ser de una religión distinta a la tuya. Simplemente tienen miedo, están en tierra extraña, llevan meses, años huyendo. Hombres evitando ser reclutados, mujeres, niños y niñas evitando ser violados, secuestrados, vendidos, explotados, ... ¿No tendrías miedo? ¿Qué harías tú en su situación? ¿Te has parado a pensar en eso?

Esos refugiados a los que me refería al principio del artículo son españoles y españolas que huían de Málaga hacia Almería durante la Guerra Civil española, eran nuestros abuelos y abuelas, padres y madres. Su espíritu se encuentra ahora en los cuerpos de los refugiados a los que negamos cruzar nuestras fronteras. ¿No crees que deberías ayudarles?


Norman Bethune, Las heridas, Pepitas de Calabaza editorial, Logroño 2012.

@jlregojo    #RegEye

MÁS SOBRE PERSONAS REFUGIADAS EN ESTE BLOG


Haiku al Mare Mortum I

Las recomendaciones literarias del mes de mayo

F.C.Barcelona ¿modelo de país?

Amanece Europa, Europa oscura

صمود لخوسي لويس ريغوخو SUMUD

La foto que nos escupe a la cara

Europa oscura - Europa fosca

Refugiados: la degradación moral de la sociedad española y catalana.

Europa y la falta de imaginación

No hay comentarios:

Publicar un comentario